Prejuicios y estereotipos

¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

Albert Einstein

Un prejuicio es el pensamiento y actitud, por lo general negativa, que una persona o un individuo tienen ante otra persona o grupo de personas a los que considera ajenos a su grupo de referencia, entendido el grupo como una región, nación, religión, cultura, clase social, orientación sexual, profesión, etc. Un estereotipo es una imagen mental muy simplificada, con pocos detalles, acerca de un grupo de gente que comparte ciertas cualidades características. Los estereotipos son ideas semejantes a los prejuicios. Estereotipar consiste en simplificar, en asociar un conjunto simple de ideas sencillas, generalmente adquiridas de otro. Asumir estos prejuicios y estereotipos supone asumir una idea preconcebida sin la suficiente información contrastada.

Los prejuicios y los estereotipos pueden influir de manera negativa en las relaciones entre grupos sociales y dificultar su convivencia. Son la base de actitudes discriminatorias y pueden tener graves consecuencias en la convivencia hasta convertirse en un absurdo móvil para emplear la violencia y la agresión hacia otros seres humanos.

La discriminación supone maltratar o limitar posibilidades a personas, por tener características especiales que definen su pertenencia a un grupo. La discriminación refuerza el prejuicio. Asimismo, el prejuicio suele crear y sustentar la discriminación. Las actitudes negativas hacia otros grupos sociales, tienen múltiples consecuencias en la vida de las personas. Para las personas discriminadas, actitudes de este tipo generan exclusión y aumentan las brechas sociales de los grupos humanos. Las personas discriminadas por ejemplo suelen tener menos acceso a servicios sociales, oportunidades educativas o de promoción profesional. Esta ha sido la situación, por ejemplo, de muchas mujeres, y continúa siendo un problema en culturas tradicionales.

Las personas con menos prejuicios tienen más facilidad para relacionarse con personas distintas y tener vínculos “más sanos” con otros/as, ya que esto permite tener buenas relaciones independientemente de las características de los demás, favoreciendo un disfrute mayor de las diferencias en términos de creencias y valores, incluso en lo que se refiere a temas difíciles como la religión o la política.

Además de la discriminación de otros grupos y personas, los estereotipos y los prejuicios pueden tener otras consecuencias en nuestra vida cotidiana, como el abuso verbal o físico, el acoso, o incluso, el asesinato o el genocidio.

Los estereotipos: Un reflejo del miedo a lo desconocido.
Vamos a expresarnos con propiedad.

Los inmigrantes abusan de las ayudas sociales.
No, simplemente, ellos también tienen derecho a recibir dichas ayudas.

Los inmigrantes quitan el trabajo a los autóctonos.
Todo lo contrario, suelen cargar con el trabajo que estos autóctonos no quieren desempeñar.

Los adolescentes de hoy en día no tienen valores, pasan de todo, son unos vagos…
No obstante, la mayoría de ellos luchan por estos valores, son activos y tienen mucho que decir de cara al futuro.

Los hombres no lloran.
A no ser que les des una patada en los cojones.

Las rubias son tontas.
Y los que piensan de esta manera, son gilipollas.

Los vascos son terroristas.
Y el país vasco una selva africana, hay que joderse…

Los españoles son demasiado juerguistas y poco trabajadores.
Por eso viven en un país tecnológicamente desarrollado.

Los catalanes son unos tacaños.
Por eso existe una gran cantidad de entidades humanitarias en Cataluña. ¿No?

Los andaluces son unos vagos.
Vago no es sinónimo a carencia de oferta laboral.

Los gitanos son unos ladrones.
Toda persona que robe, suele ser un ladrón, sea o no sea gitano.

Los rumanos pertenecen a bandas criminales organizadas.
Cualquier persona del mundo puede quebrantar la ley, pero aun así, no todas ellas pertenecen a bandas criminales organizadas.

Los musulmanes son terroristas yihadistas.
Pues si esto es así, supongo que los que celebran la Semana Santa, deben de pertenecer a la Santa Inquisición.

Los políticos son unos corruptos.
Muchos humanos son corruptos, independientemente de que sean o no políticos.

Esta persona no me inspira confianza porque es gitano.
A mí no me inspira confianza todo el que opina de esta manera.

Fíjate, ella aquí y sus hijos en casa.
Es verdad, mejor llevarlos a todos los sitios con ella, al trabajo, al lavabo, a practicar sexo…

La mujer no tiene la suficiente autoridad para ocupar cargos directivos.
Quizás sea esta la razón por la cual progresamos tan lentamente.

Todos los judíos son comerciantes y avaros.
Frase típica de vagos y maleantes.

Las mujeres son amas de casa que deben hacerse cargo del cuidado de los niños y de los quehaceres del hogar.
Esto lo dicen hombres que no saben hacer la O con un canuto.

Los hombres son los que deben salir a trabajar y proveer a la familia.
Esos mismos hombres que solo saben ver fútbol y beber cerveza.

Todos los pobres son vagos.
Porque los ricos son gilipollas.

Los ancianos son inútiles, que dependen de otros para poder vivir y son muy poco productivos.
Puede ser porque ya hayan producido lo suficiente para que los que hablan mal de ellos puedan vivir holgadamente bien.

La mayoría de franceses visten remera a rayas blancas y negras, llevan boina y tienen bigotes.
Esto lo dice la gente que no ha viajado en toda su aburrida vida.

Los gallegos y los vascos son muy brutos.
Y los que opinan así, viven en cuevas y aún llevan taparrabos.

La mayoría de mexicanos tienen bigote y llevan sombrero mexicano.
Esto lo dicen los que están todo el día sentados en el sofá y viendo películas rancias.

Las mujeres no saben conducir.
Porque hay hombres que no les dejan hacerlo con tranquilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *