Inicio

Cuaderno de Bitácora

Padre

Revolución silenciosa

    Las edades se acumulan y se superponen y el orden equilibrado pierde todo sentido, el hijo se convierte en padre de su padre, un padre mayor que trota entre la niebla. Camina lento, muy despacio e impreciso, quien te cogía fuerte la mano de pequeño ahora no quiere estar solo, él se debilita, toma aliento dos veces antes de buscarte, ahora suspira, gime, mira, te busca triste. ¿Dónde está la puerta? ¿Y la ventana? Todo para él está tremendamente lejos. Hoy abrazo a mi padre por largo tiempo, el tiempo equivalente a su infancia, el tiempo equivalente a su adolescencia, un largo tiempo, un tiempo interminable. Meciendo a mi padre de un lado al otro. Acariciándolo. Calmándolo. Estoy aquí, estoy aquí papá.