Amada Clara

Amada Clara:

A menudo pienso que me mientes. Me siento frente a un espejo y espero a que mi otro yo me salude, pero no lo hace. Siempre me dijiste que no me preocupara, que saliera a la calle a buscar la solución a mi problema, que siguiera cualquier sombra, hasta la de una mariposa, pero no hallo respuesta, ni de mí, ni de las sombras.

Sin embargo, ya no sé si seguirte queriendo, si amarte en la distancia, me he cansado de recolectar pequeños recuerdos perdidos por los cajones, de saltar entre las piedras que me encuentro en el camino, de meter los pies en el río que cruza la habitación en mis sueños nocturnos.

Lo cierto es que en esta triste madrugada, estoy solo, otra vez solo, sin tus canciones, sin el olor de tus cigarrillos, sin tus palabras, sin nada. Me siento engañado por los espacios en blanco entre cada línea de tus cartas. No es justo perder la belleza de los versos con tinta seca y hojas recicladas. Recicladas como tantas cosas, como aquel rompecabezas que jamás volveré a montar porque ya no tiene esquinas, como el viejo calendario que aún sigue marcando un abril perdido plagado de cuentos para niños y con una colección de cartas no acabadas, escritas por una lejana viajera del tiempo, con un gran vacío de horas repetidas en un amargo silencio sin sentido.

Únicamente me quejo de los personajes que se hacen y rehacen como yo no puedo, porque cada vez estoy más perdido y me duele más el corazón que no se cansa de recordarme que es mejor dar un paso atrás antes de perderlo todo. Me cansa tu imagen y me cansan las mentiras de ese mundo que se niega a salir de mi cabeza, que mis pies buscan y mis ojos no encuentran.

Porque Clara, el no ser amado y ser solo yo, viviendo frente a un escaparate sin sentido, me convierte en un  ser sin reflejo, y por más que me fije, en el espejo no me encuentro, porque solo te veo a ti dentro de él, sonriendo como si fueran obvias mis palabras, como si el cigarrillo no se te fuera a acabar.

Jódete Clara, este no es tu espejo, y tampoco tu habitación, esta vida ya no te pertenece, déjame tranquilo, déjame.

Sinceramente,
Nadie importante en tu mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *